BLOG
game based learning para empresas
¿Qué aporta el game based learning a las empresas?

El game based learning se está convirtiendo en una gran tendencia en cuanto a soluciones de desarrollo. Desde Ready for People nos preguntamos: ¿a qué se debe su popularidad? ¿Qué aporta con respecto a otros formatos? Para resolver nuestras dudas, hemos entrevistado a Ferran Adell, formador en esta disciplina, que cuenta con una extensa trayectoria en cuanto a tecnología y sociedad. ¡Descubre qué nos ha contado!

ferran adell gamebased learning para empresas

1. Cuéntanos: ¿qué hace un filósofo en temas de gaming / videojuegos? ¿Cómo decidiste dedicarte a esto y cuál es tu propósito?

Mi pasión por los videojuegos como medio viene de lejos. Desde muy pequeño empecé a trastear con ordenadores y consolas a la vez que desarrollaba otra de mis facetas principales: darle vueltas a todo, pensar críticamente, cuestionar lo establecido, etc.

Así, casi de forma natural acabé estudiando filosofía e informática, y dedicándome a los dos campos.

Con los años y, sumando al pack mi vocación pedagógica y formativa adquirida, empecé a ver que la tecnología tenía mucho que aportar a la modernización de la educación y a la mejora de los procesos de aprendizaje y, desde ese momento, ya gran parte de mi dedicación e investigación han ido encaminadas a enfocar el uso de la tecnología a fines sociales: educación, conservación del conocimiento, potenciación de la cultura, desarrollo de personas, etc.

 

2. ¿Qué es el game-based learning y  qué pueden aportar los videojuegos a la formación y desarrollo de soft skills?

El game-based learning o GBL es el uso de los videojuegos para la consecución de objetivos pedagógicos de todo tipo: estos abarcan desde los primeros años de los niños, en una etapa formativa inicial, hasta la formación permanente de los adultos, empresas, sectores públicos, etc.

Principalmente lo que se busca es, por un lado aprovechar las fortalezas intrínsecas de los videojuegos para el desarrollo personal y colectivo, que podríamos asociar a lo que se conoce como soft skills; podemos afirmar que los videojuegos, por el simple hecho de jugarlos, y dependiendo del género, permiten a los jugadores desarrollar habilidades como la resolución de problemas, el pensamiento crítico, la creatividad, la organización, la motivación y un largo etcétera.

Pero, a la vez, también permiten que educadores y profesionales del sector de la formación y del desarrollo usen sus mecánicas y funcionamientos narrativos para actividades y objetivos más complejos.

 

game based learning para empresas minecraft

3. ¿Qué ventajas le ves al game based learning respecto a la formación o desarrollo clásico? 

Podremos usar un videojuego sin apenas intervenir en su funcionamiento, y asegurar que el jugador desarrollará habilidades y mejorará algunas de sus capacidades, pero también podemos usarlos para explicar o exponer temáticas y contenidos menos atractivos, más complejos, que pueden ser muy tediosos sin un aporte extra de las vías de comunicación o transmisión de estos. 

Esto representa un avance ante otras vías de formación y desarrollo más clásicas porque presenta un nuevo acercamiento a los contenidos y al desarrollo de habilidades, del tipo que sean, que se empapa de las virtudes del medio. 

4. Pero, ¿cuál es la principal virtud de los videojuegos como herramienta formativa?

Lo más interesante de los videojuegos es que jugar es divertido, de base. Y no solo nos gusta, sino que tiene un papel muy importante desde el punto de vista antropológico en el desarrollo de nuestra sociedad y la educación inicial de los niños. Jugando se aprenden valores sociales, se aprende a organizarse en torno a unas normas predefinidas y acordadas por el grupo, se aprende a interactuar con los demás, etc. Vaya, como afirmaba Huizinga en Homo Ludens, el juego es consustancial a la cultura y el desarrollo de los seres humanos, es una condición de posibilidad para la existencia de esta. 

Desde un punto de vista más práctico, podemos definir un videojuego en general como un conjunto de pruebas que el jugador debe superar mediante diferentes tipos de habilidades personales. Los videojuegos, gracias a sus narrativas complejas e interesantes y a sus mecánicas inmersivas, se complementan muy bien con nuestro deseo natural de resolver problemas, de escuchar historias, de superar retos, nuestra competitividad (sana, o no…), etc. Por lo que son un medio muy natural para los niños (y los no tan niños!) para potenciar su predisposición al aprendizaje. 

Y aquí encontramos una de las claves y uno de los aspectos que para mí es central en cuanto a las ventajas de los videojuegos como herramienta pedagógica: la capacidad que tienen para resultarnos atractivos y para mantener nuestra atención focalizada en un reto concreto. La falta de atención y la capacidad de concentración en un objetivo concreto, así como la pérdida de interés, son dos de los grandes retos que la educación afronta en nuestros tiempos, cómo puede explicar cualquier profesor, independientemente de la edad de los “alumnos” o la etapa educativa.

gamebased learning 2 para empresas minecraft

5. ¿Qué videojuegos son los mejores / más adecuados para proyectos de este tipo?

Una de las claves del éxito para cualquier proyecto educativo con herramientas digitales, es que el plan pedagógico debe ser priorizado siempre por encima de la elección de las herramientas a usar. 

Y esto también aplica a los videojuegos. Si buscamos que los jugadores aprendan a gestionar mejor los recursos de una empresa, probablemente los juegos de estrategia y gestión serán los más indicados pero si, a la vez, queremos que estos jugadores tengan retos más generales, probablemente los juegos más estilo sandbox con componentes de supervivencia y desarrollo serán más indicados.

Si queremos que los usuarios trabajen aspectos como cultura y valores probablemente sea buena idea darles más libertad de actuación para poder trabajar estos valores de una forma más compleja y menos lineal, aunque esto requiera de una intervención más activa de los formadores. 

Hay videojuegos de todo tipo y para todos los gustos, y también para trabajar casi cualquier objetivo pedagógico. 

Dicho esto, sí que es cierto que juegos como Minecraft, el videojuego educativo por excelencia según mi opinión, aúnan muchas de las potencialidades positivas de los videojuegos desde el punto de vista educativo, por lo que será más fácil acertar en su uso. Minecraft nos aporta muchísimas cosas para la consecución de objetivos pedagógicos: es un juego de mundo abierto, es en parte un simulador, un juego de supervivencia, de construcción, lo que nos permite usarlo en entornos y con intenciones muy diferentes. A la vez tiene un componente muy importante, y es que es un videojuego muy fácil de jugar con poco tiempo de práctica inicial. 

6. ¿Por qué las empresas deberían plantearse esta nueva forma de abordar la formación y el desarrollo?

La formación que se ha llevado a cabo durante muchos años en las empresas, no hace falta más que consultar encuestas y estudios que se han elaborado al respecto, ha sido recibida por los trabajadores como algo obligatorio, aburrido y/o poco interesante.

Con los videojuegos conseguimos que las formaciones, workshops o teambuildings sean más amenas y usen el componente de ocio para desarrollar el aspecto social y de formación de equipos que toda empresa debería tener en cuenta. Probablemente, si uno solo busca una formación técnica especializada en habilidades o competencias muy particulares, será más productivo ir a la universidad o realizar un curso concreto. Y con esto no quiero decir que no se puedan trabajar conocimientos técnicos o concretos con los videojuegos, pero sí que es cierto que el alto nivel de especialización que requieren determinadas empresas puede ser una barrera difícil de superar si no desarrollamos nuestro propio videojuego educativo. 

En cuanto al desarrollo organizativo, las habilidades blandas, el trabajo en equipo, la resolución de problemas, la planificación de estrategias o diseñar planes de futuro los videojuegos tienen mucho que aportar a cualquier empresa.

De nuevo será necesario analizar cada caso particular, planificar bien la estrategia formativa y contar siempre con el soporte de especialistas en el medio. A nadie se le ocurre planificar una formación sin formadores, pero sí suele pasar que se planifican proyectos de GBL sin expertos en videojuegos y sus usos formativos y de desarrollo organizativo.

¡Muchas gracias Ferran por descubrirnos y explicarnos las posibilidades de esta innovadora metodología de aprendizaje!

Si quieres ver un ejemplo de experiencias de desarrollo en las que se aplica el game based learning, en Ready for People contamos con la experiencia Nuestro Mundo en Minecraft®, un teambuilding creativo que tiene como objetivo mejorar la conexión de un equipo y generar un mayor compromiso con respecto a una idea o proyecto. Si quieres saber más, contáctanos, ¡y estaremos encantadas de explicarte!

¿Te ha gustado este artículo?
Comparte con tus amigos
¿PODEMOS AYUDARTE?
déjanos tu número y te llamaremos

    Send this to a friend